Uso de Cookies en el sitio Michelin

Para una óptima navegación, la página web de MICHELIN utiliza cookies.  Para más información, por favor consulta nuestra Política de uso de cookies. Aceptar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido al registro de tu historial

Hemos guardado información importante de tus búsquedas anteriores para facilitarte las cosas.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimas llantas vistas

Últimos distribuidores vistos

Últimas búsquedas

Síntoma: llanta pinchada

Diagnóstico: daño en la llanta que requiere reparación

La mayoría de las ponchaduras causadas por clavos o los cortes de hasta 0.6 cm que se producen solo en la banda de rodamiento pueden repararse satisfactoriamente, de la mano de un profesional que utilice procedimientos aprobados por la industria.

Solución:

Reemplaza tu llanta pinchada con tu llanta de repuesto. Luego visita a un distribuidor autorizado de Michelin para realizar una inspección tan pronto como sea posible. El distribuidor puede entonces determinar el daño (interno y externo) de tu llanta y si se debe reparar o remplazar.

Síntoma: llanta desinflada

Diagnóstico: inflado insuficiente

Una llanta se determina como desinflada cuando no tiene suficiente presión de inflado como para alcanzar el psi (presión por pulgada cuadrada) recomendado por el fabricante. Las llantas con menos aire resultan en llantas desinfladas y estallidos de llantas.

Llanta desinflada:

  • Reduce la vida útil debido a un desgaste mayor de la banda de rodamiento en los bordes externos (u "hombros") de la llanta
  • Genera calor excesivo, que a su vez reduce la duración de las llantas y puede generar fallas en estas
  • Reduce el ahorro de combustible debido a una mayor resistencia al rodamiento (las llantas desinfladas hacen que tu vehículo trabaje más)

Solución:

Agrega aire a tu llanta hasta que alcance la presión de aire adecuada (psi, según la medición de un medidor de presión de inflado). Para buscar la presión de inflado correcta, consulta el manual del propietario de tu vehículo o busca el psi recomendado en la etiqueta en la jamba de tu puerta.

Más sobre la presión de inflado

Síntoma: Desgaste en ambos bordes

Diagnóstico: Inflado insuficiente

Una llanta se determina como desinflada cuando no tiene suficiente presión de inflado como para alcanzar el psi (presión por pulgada cuadrada) recomendado por el fabricante. Las llantas con menos aire resultan en llantas desinfladas y estallidos de llantas.

Llanta desinflada:

  • Reduce la vida útil debido a un desgaste mayor de la banda de rodamiento en los bordes externos (u "hombros") de la llanta
  • Genera calor excesivo, que a su vez reduce la duración de las llantas y puede generar fallas en estas
  • Reduce el ahorro de combustible debido a una mayor resistencia al rodamiento (las llantas desinfladas hacen que tu vehículo trabaje más)

Solución:

Agrega aire a tu llanta hasta que alcance la presión de aire adecuada (psi, según la medición de un medidor de presión de inflado).
Un distribuidor de Michelin debe ser quien inspeccione las llantas para saber cuál es la fuente de la pérdida de aire o si hay signos de daño por falta de inflado.
Para buscar la presión de inflado correcta, consulta el manual del propietario de tu vehículo o busca el psi recomendado en la etiqueta en la jamba de tu puerta.

Más sobre la presión de inflado

Síntoma: desgaste en el centro y desgaste excesivo

Diagnóstico: sobreinflado

  • En una llanta sobreinflada, el centro de la banda de rodamiento recibe la mayor parte de la carga y se desgasta más rápidamente que los bordes externos.
  • Para evitar el sobreinflado, siempre revisa las llantas cuando estén frías, antes de haber conducido o al menos tres horas después.

Solución:

Ajusta la presión de inflado con un medidor de presión de las llantas cuando las llantas estén frías y antes de que hayas conducido. Para buscar la presión de inflado correcta, consulta el manual del propietario de tu vehículo o busca el psi recomendado en la calcomanía que se encuentra en tu puerta.

Más sobre la presión de inflado

Síntoma: desgaste disparejo

Diagnóstico 1: alineación deficiente

  • El desgaste disparejo de las llantas delanteras o traseras significa que necesitas alineación.
  • Cambios en el control o en la respuesta de dirección de tu vehículo (por ej., si desvía hacia un lado)

Solución:

Muchos vehículos actualmente están equipados con suspensiones traseras que se pueden ajustar para su alineación. Si este es el caso, es posible que tu vehículo necesite una alineación "delantera" o una alineación de las "cuatro ruedas", según los síntomas que muestren. Consulta a tu distribuidor Michelin local autorizado para que realice el mantenimiento y la inspección.
Más sobre alineación

Diagnóstico 2: problemas de sobreinflado

  • En una llanta sobreinflada, el centro de la banda de rodamiento recibe la mayor parte de la carga y se desgasta más rápidamente que los bordes externos.
  • Para evitar el sobreinflado, siempre revisa las llantas cuando estén frías, antes de haber conducido o al menos tres horas después.

Solución:

Ajusta la presión de inflado con un medidor de presión de las llantas cuando las llantas estén frías y antes de que hayas conducido. Para buscar la presión de inflado correcta, consulta el manual del propietario de tu vehículo o busca el psi recomendado en la etiqueta en la jamba de tu puerta.

Más sobre la presión de inflado

Síntoma: festoneado

Diagnóstico 1: alineación deficiente

Necesitas una alineación cuando notas:

  • El desgaste disparejo de las llantas delanteras o traseras significa que posiblemente necesites una alineación.
  • Cambios en el control o en la respuesta de dirección de tu vehículo (por ej., si desvía hacia un lado)

Solución:

Muchos vehículos actualmente están equipados con suspensiones traseras que se pueden ajustar para su alineación. Si este es el caso, es posible que tu vehículo necesite una alineación "delantera" o una alineación de las "cuatro ruedas", según los síntomas que muestren. Consulta a tu distribuidor Michelin local autorizado para que realice el mantenimiento y la inspección.

Diagnóstico 2: sobreinflado

  • En una llanta sobreinflada, el centro de la banda de rodamiento recibe la mayor parte de la carga y se desgasta más rápidamente que los bordes externos.
  • Para evitar el sobreinflado, siempre revisa las llantas cuando estén frías, antes de haber conducido o al menos tres horas después.

Solución:

ajusta la presión de inflado con un medidor de presión de las llantas cuando las llantas estén frías y antes de que hayas conducido. Para buscar la presión de inflado correcta, consulta el manual del propietario de tu vehículo o busca el psi recomendado en la calcomanía que se encuentra en tu puerta.

Más sobre alineación en nuestros consejos de cuidado programado

Síntoma: bordes serrados y bordes en bisel

Diagnóstico: desalineación

Si un vehículo está desalineado, los bordes de la banda de rodamiento lucen dentados o en bisel. Esto sucede por el roce errático contra el camino.

Solución:

Lo más probable es que tu auto necesite una corrección de alineación. Visita a tu distribuidor de llantas Michelin local autorizado para que realice una inspección.

Más sobre alineación en nuestros consejos de cuidado programado

Síntomas: hendiduras y concavidades

Diagnóstico: partes desgastadas

  • La formación de concavidades puede atribuirse a piezas de suspensión dobladas o desgastadas, desalineación de la rueda o un desequilibro del ensamblaje de la llanta y la rueda, etc. Una vez que aparece, este tipo de patrón de desgaste es irreversible y las llantas continuarán gastándose disparejamente.
  • Sin embargo, las llantas traseras pueden formar concavidades también.

Solución:

Las piezas desgastadas pueden ser una señal de que las ruedas están desbalanceadas o que las piezas del sistema de suspensión o dirección necesitan mantenimiento o reemplazo. Consulta a tu distribuidor autorizado de Michelin local para que realice una inspección.

Síntoma: daño

Diagnóstico: daño en la llanta que requiere reparación

Si tus llantas se dañan, pueden repararse si cumplen con los siguientes criterios:

  1. No has conducido con la llanta pinchada
  2. El daño es solo en la sección de la banda de rodamiento de la llanta (el daño en el costado arruina la llanta de inmediato) o
  3. La ponchadura no es superior a 0.6 cm

Solución:

La forma adecuada de reparar una llanta es emparcharla toda desde el interior y rellenar el agujero de la ponchadura. No permitas que coloquen un tapón en tu llanta. Nunca. Las reparaciones con tapón no incluyen retirar la llanta de la rueda para realizar una inspección adecuada. Simplemente se inserta un tapón en el área con la ponchadura y esto hace que no sea confiable. Insiste en realizar una inspección completa y en que tu distribuidor desmonte e inspeccione tanto interna como externamente la llanta, y emparche y rellene la reparación en el interior de la llanta.

Síntoma: barra en la banda de rodamiento

Diagnóstico: llanta desgastada

  • Todas las llantas tienen barras indicadoras de desgaste en la banda de rodamiento a 1.6 mm de la banda de rodamiento restante.
  • Cuando la banda de rodamiento está gastada hasta 1.6 mm o cuando puedes ver las barras indicadoras de desgaste en cualquier sección de la llanta, la llanta está desgastada y debe reemplazarse.

Solución:

Lleva tu vehículo a un distribuidor autorizado de Michelin para realizar la inspección y para que un profesional mida la banda de rodamiento restante con un medidor de profundidad de banda de rodamiento.

Síntoma: muesca

Diagnóstico: esto no es un problema. Este es el costado normal de la llanta radial.

  • Las muescas son bastante normales en las llantas radiales (la mayoría de las llantas de las carreteras son radiales) y no afectarán el rendimiento.
  • Tus llantas incluyen una o más capas de cuerdas de tela dentro de la estructura de su costado, los cuales se ubican de forma paralela. (En la banda de rodamiento se utilizan cuerdas de acero.) Donde las cuerdas se superponen, con frecuencia se observa una leve muesca.

Síntoma: bulto o burbuja

Diagnóstico: daño en la llanta que requiere reparación

Una llanta que tiene un bulto o una burbuja no puede repararse.

  • Un bulto o una burbuja en el costado de la llanta en general indica que hay cuerdas dañadas a causa de un impacto grave.
  • Las cuerdas dañadas en general están acompañadas de una rotura visible en el revestimiento interior.
  • Si las cuerdas se dañaron, se ha infiltrado aire en las capas y puede generarse un bulto.

Solución:

Reemplaza de inmediato la llanta con la llanta de repuesto y llévala a un distribuidor autorizado de llantas Michelin para que realice la inspección adecuada.

Síntomas: vibración o abaniqueo

Diagnóstico: las llantas están desbalanceadas O el & sistema de suspensión o de dirección no funcionan bien

  • Las llantas que están desbalanceadas pueden causar vibraciones que pueden provocar desgaste prematuro o disparejo de las llantas, y desgaste innecesario en la suspensión de tu vehículo.

Solución y consejos:

  • La solución podría ser tan sencilla como volver a balancear tus llantas.
  • Visita a un profesional de llantas cada vez que percibas un signo de vibración o "abaniqueo".
  • Si volver a balancear las llantas no elimina la vibración, comprueba los componentes del sistema de suspensión o de alineación.
  • Las llantas deben estar balanceadas cuando se montan en las ruedas por primera vez o si tienen que retirarse y volver a colocarse.

Síntomas: tracción hacia un costado o falta de dirección

Diagnóstico: alineación deficiente

Una alineación correcta es necesaria tanto para un desgaste uniforme de la banda de rodamiento como para una dirección precisa. Necesitas una alineación cuando notas:

  • Desgaste desnivelado de las llantas delanteras con respecto a las traseras
  • Cambios en el control o en la respuesta de dirección de tu vehículo (por ej., si desvía hacia un lado)

Solución:

Muchos vehículos actualmente están equipados con suspensiones traseras que se pueden ajustar para su alineación. Si este es el caso, es posible que tu vehículo necesite una alineación "delantera" o una alineación de las "cuatro ruedas", según los síntomas que muestren. Consulta a tu distribuidor Michelin local autorizado para realizar la inspección.

Más sobre alineación en nuestros consejos de cuidado programado

Síntomas: control ineficiente

Diagnóstico: daño en la llanta que requiere reparación

  • La mayoría de las ponchaduras causadas por tornillos o cortes de hasta 0.6 cm que solo afectan la banda de rodamiento pueden ser reparadas de la mano de un profesional de llantas mediante procedimientos aprobados por la industria.
  • Una reparación realizada sobre la rueda con un tapón no es confiable y es peligrosa, porque la parte interior de la llanta debe ser inspeccionada después de una ponchadura.

Solución:

Inspecciona visualmente cada llanta para ver si hay daños perceptibles. Si encuentras daños, reemplaza la llanta con tu llanta de repuesto y lleva tu vehículo a un distribuidor local autorizado de Michelin para que realice una inspección cuanto antes. Si no ves daños, llama al servicio de asistencia inmediata o conduce en el momento (y por debajo del límite de velocidad) hasta tu distribuidor de llantas más cercano.

Si tus llantas se dañan, pueden repararse si cumplen con los siguientes criterios:

  1. No has conducido con la llanta pinchada
  2. El daño es solo en la sección de la banda de rodamiento de la llanta (el daño en el costado arruina la llanta de inmediato) o
  3. La ponchadura no es superior a 0.6 cm

Para obtener ayuda sobre cómo inspeccionar tu llanta,haz clic aquí.

Si la llanta está pinchada, podemos ayudar a que aprendas cómo cambiarla.

¿Cómo se repara adecuadamente una llanta?

Parche, sí. Tapón, no.

La forma adecuada de reparar una llanta es emparcharla toda desde el interior y rellenar el agujero de la ponchadura. No permitas que coloquen un tapón en tu llanta. Nunca. Las reparaciones con tapón no incluyen retirar la llanta de la rueda para realizar una inspección adecuada. Simplemente se inserta un tapón en el área con la ponchadura y esto hace que no sea confiable. Insiste en realizar una inspección completa y en que tu distribuidor desmonte e inspeccione tanto interna como externamente la llanta, y emparche y rellene la reparación en el interior de la llanta.