Uso de Cookies en el sitio Michelin

Para una óptima navegación, la página web de MICHELIN utiliza cookies.  Para más información, por favor consulta nuestra Política de uso de cookies. Aceptar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido al registro de tu historial

Hemos guardado información importante de tus búsquedas anteriores para facilitarte las cosas.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimas llantas vistas

Últimos distribuidores vistos

Últimas búsquedas

Consejos de manejo seguro

Manejo seguro en caminos mojados

Baja la velocidad. Los accidentes disminuirían drásticamente si una mayor cantidad de conductores siguen este consejo cuando llueve. No se pone tanta atención al manejo en clima lluvioso como en clima invernal, pero se debería. Los caminos mojados presentan peligros similares a los caminos de nieve - un menor agarre y mayor distancia de frenado, por ejemplo.

A continuación, se mencionan algunas recomendaciones para un manejo seguro en caminos mojados:

  • Asegúrate de que tus llantas tengan el grueso adecuado en la banda de rodamiento.
  • Conduce con las dos manos. Siempre.
  • Baja la velocidad antes de girar y mantén una velocidad constante en la curva.
  • Al girar, no realices movimientos bruscos con el volante.
  • Frena solamente en línea recta antes de una curva y hazlo gradualmente. Sé cuidadoso si necesitas frenar en una curva.
  • Aumenta tu distancia respecto a los autos que van delante de manera significativa.
  • Si hidroplaneas, no aceleres o frenes bruscamente. Mantén tu pie ligeramente apoyado sobre el acelerador y maneja el auto hacia adelante hasta que tus llantas recuperen la tracción.

Evita derraparte

Qué significa esto:

Tus llantas delanteras o traseras no siguen la dirección en la que estás manejando.

Cómo recuperar el control:

Suelta el acelerador suavemente y baja la velocidad hasta que el auto recupere la tracción.

Cómo evitarlo:

  • Revisa la presión de inflado y la profundidad de la banda de rodamiento de tus llantas mensualmente.

Consejo de manejo:

  • Conduce más lento en lluvia o en caminos mojados.

Frenado en lluvia

Sobrevirado y Subviraje:
Estos términos pueden ser algo técnicos, pero no tan complicados como parecen. Se trata de algo sencillo e importante. Cuando giras en condiciones de manejo en piso seco o mojado (pero, especialmente mojado), puedes perder el control fácilmente al sobrevirar o subvirar. Aprende cómo identificar estas situaciones y cómo solucionarlos viendo el video de arriba.

Qué hacer si te derrapas hacia adelante en lugar de girar

Qué significa esto:

Las llantas delanteras pierden tracción y podrían hacerte derrapar hacia fuera del camino antes que las llantas traseras. Esto se conoce como subvirar. Tu auto no sigue la curva y se desliza hacia afuera del camino.

Cómo recuperar el control:

Suelta suavemente el acelerador y baja la velocidad hasta que tus llantas recuperen la tracción.

Cómo evitarlo:

  • Revisa la presión de inflado todos los meses.
  • Revisa la profundidad de la banda de rodamiento todos los meses.

Evita girar hacia afuera al tomar una curva

Qué significa esto:

Tus llantas traseras pierden tracción antes que tus llantas delanteras y comienzas a girar.

Cómo recuperar el control:

  • Si conduces con tracción delantera: gira en la dirección en la cual te estás derrapando. Elimina la corrección de dirección a medida que el eje trasero comienza a recuperar tracción y vuelve a enderezarse.
  • Si conduces con tracción trasera: suelta levemente el acelerador y sal del derrape. Elimina la corrección de dirección a medida que el eje trasero comienza a recuperar tracción.
  • Si conduces con tracción en todas las ruedas: gira en la misma dirección en la que te estás derrapando y mantén una aceleración suave. Elimina la corrección de dirección una vez que el eje trasero comienza a recuperar tracción.

Cómo evitarlo:

  • Revisa la presión de inflado todos los meses.
  • Revisa la profundidad de la banda de rodamiento todos los meses.
  • Haz rotar tus llantas regularmente, de modo que se desgasten de forma pareja.
  • Si compras solo 2 llantas nuevas, asegúrate de ubicarlas en la parte trasera de tu vehículo.

Consejo de manejo:

  • No gires de forma demasiada brusca.

Evita hidroplanear

Qué significa esto:

Las llantas se deslizan y no responden a la dirección, el frenado o la aceleración. El vehículo puede derraparse o girar. Esto ocurre cuando el agua que se encuentra entre tus llantas y el camino no puede eliminarse lo suficientemente rápido. Esta capa de agua se acumula en el frente de la llanta hasta que la llanta no pueda eliminar suficiente agua. Es entonces cuando la llanta pierde contacto con el camino.

Cómo recuperar el control:

  • No pises el freno de forma brusca.
  • Suelta el acelerador suavemente hasta que disminuyas la velocidad y recuperes la tracción.

Cómo evitarlo:

  • Revisa la presión de tus llantas todos los meses. La presión de las llantas por debajo del 30 % de lo que se recomienda aumenta en gran medida el riesgo de hidroplanear.
  • Revisa la profundidad de las bandas de rodamiento todos los meses en todas tus llantas.
  • Reduce tu velocidad al acercarte a grandes charcos o agua estancada.

La presión es la clave

Consejos para el mantenimiento de llantas

  • Revisa la presión de tus llantas todos los meses. Las llantas desinfladas aumentan el consumo de combustible. Las llantas sobreinfladas tienen menor agarre.

Cómo conducir para reducir el consumo de combustible:

  • Mantener una adecuada presión de inflado
    Las llantas desinfladas son una de las mayores causas a nivel mundial de uso excesivo de combustible. La Agencia de Automóviles Norteamericana ha indicado que operar un vehículo con llantas desinfladas puede producir una reducción del 25 % en el ahorro de combustible.
  • Seleccionar llantas de baja resistencia al rodamiento
    Cuanto más baja es la resistencia al rodamiento menor es el esfuerzo de tu motor y más eficiente el consumo de combustible por kilómetro.
    Algunos consejos adicionales:
    • Conduce a velocidad constante; evita frenadas y arranques rápidos.
    • Apaga el motor cuando el auto esté detenido, por ejemplo, en una congestión de tráfico o en un cruce de ferrocarril, si esto no implica riesgos.
    • Maneja sin demasiado peso. El peso adicional aumenta el consumo de combustible y las emisiones contaminantes.
    • Extrae los accesorios que no utilizas, como la cesta porta equipajes, que generan resistencia aerodinámica.

¿Deseas obtener más información acerca de la sustentabilidad y MICHELIN?

Eligiendo tus llantas:

  • Elige las llantas que tengan el "ahorro de combustible" como una de sus principales características de desempeño.
  • Las llantas que tienen "tracción" como su principal característica con frecuencia tendrán menor ahorro de combustible. Es posible que las llantas de invierno y las llantas para vehículos más pesados, como SUV y camionetas, no ofrezcan el mayor rendimiento de combustible.

Manejo seguro en carretera

  • Observa siempre los límites de velocidad en la carretera.
  • Activa la direccional con suficiente anticipación antes de cambiar de carril.
  • Evita girar de forma brusca, de lo contrario puedes perder el control del auto y volcar.
  • Frena regularmente. No conduzcas cansado.

Manejo seguro en la noche

  • Dale oportunidad a tus ojos a adaptarse a las luces y las sombras.
  • Inclina tu espejo retrovisor levemente para reducir el efecto de encandilamiento de las luces de los autos detrás de ti. Ajusta de tu espejo retrovisor para luz nocturna, si incluye esta opción.
  • No mires directamente las luces de los autos que circulan en la dirección contraria.
  • No conduzcas a demasiada velocidad: la visibilidad se reduce durante la noche, lo cual te dificulta ver el camino.

Manejo seguro en la niebla

La visibilidad se reduce cuando hay niebla:

  • Enciende las luces bajas y los faros antiniebla.
  • Reduce tu velocidad y no te adelantes a otros vehículos.
  • Deja suficiente tiempo para reaccionar en caso de emergencia, al mantener una distancia de frenado segura con el vehículo que está delante de ti.

Manejo seguro en condiciones de viento

  • Reduce tu velocidad. Prepárate para detenerte en cualquier momento.
  • Cierra todas las ventanas. Una ventana abierta puede atraer las partículas del aire, como el polvo, que pueden afectar la visibilidad.
  • Mantente atento a los obstáculos o escombros que vuelan por el camino.
  • Considera que debido al ruido del viento es probable que los demás conductores no escuchen cuando tocas el claxon.
  • Si llevas carga en tu vehículo, asegúrate de ajustarla de manera segura.
  • Toma precauciones cuando te adelantes a vehículos de mayor altura, especialmente en áreas expuestas o puentes.

Manejo seguro en áreas montañosas

Antes de conducir:

  • Antes de comenzar, revisa tus frenos. Pruébalos y revisa el líquido de frenos.
  • Lleva las herramientas necesarias en caso de una avería (para ver la lista completa, consulta la sección de Precauciones y Emergencias).
  • Revisa el estado de tu llanta de repuesto: es muy importante que tenga la presión adecuada.
  • Lleva contigo bíberes, ropa adecuadas y equipo de emergencia.
  • Infórmate sobre las condiciones climáticas y el camino en las zonas montañosas y elige tu ruta con inteligencia.
  • Dile al menos a otra persona dónde y cuándo viajas y cuándo regresas, de modo que pueda alertar a los servicios de emergencia si no regresas a tiempo.

Al manejar:

  • Haz sonar tu claxon anticipadamente si tienes la vista obstruida en una curva.
  • Maneja con cuidado y baja la velocidad en las curvas, especialmente cuando tu visión está obstruida.
  • Nunca aceleres ni te adelantes en curvas pronunciadas, cuando es posible que no veas los vehículos que avanzan en tu mano contraria.

Manejo seguro en el lodo

Tips para decidir si puedes cruzar por lodo:

  • Cuando el lodo es espeso en el camino o si estás conduciendo fuera del camino, detén tu vehículo e inspecciona la dureza y la profundidad del barro antes de atravesarlo.
  • Observa las marcas de las llantas de otros vehículos para medir la profundidad y la consistencia del lodo.
  • Determina el tipo de vehículos que han dejado las marcas, con base en el tamaño y el ancho de las huellas. Usa esa información como referencia para decidir si puedes continuar.

Fatiga

  • Reduce los niveles de concentración y prolonga el tiempo de reacción.
  • Reduce la capacidad auditiva.

Cómo evitar la fatiga al conducir:

  • Toma un descanso de 15 minutos como mínimo después de conducir durante dos horas y realiza algún estiramiento.
  • No comas demasiado.
  • No mires la línea central del camino todo el tiempo.
  • Mantén el vehículo bien ventilado y a temperatura agradable.

Manejo bajo influencia de medicamentos o enfermedad

Las enfermedades y los medicamentos pueden afectar tu forma de manejar

  • Tu concentración en el camino se puede reducir seriamente por dolores o situaciones emocionales importantes.
  • Si estás tomando medicamentos y no estás seguro de sus efectos, consulta a un médico o farmacéutico antes de manejar.

No manejes bajo los efectos del alcohol.

  • No consumas alcohol antes de manejar y presta atención a los límites que establece la ley.
  • Designa a un conductor o toma un taxi si has ingerido alcohol.

Consejos generales para situaciones de emergencia

  • Conserva la calma y no te asustes. Esto te ayudará a tomar decisiones racionales y con tranquilidad.
  • Trata de frenar en línea recta, si es posible.
  • Si conduces a una velocidad alta cuando ocurre una emergencia, trata de evitar girar bruscamente, ya que puedes generar accidentes que se podrían evitar.
  • Puedes tener un mejor control al momento de hacer un giro inesperado si manejas a una velocidad menor. Baja la velocidad todo lo posible para reducir el impacto de una posible colisión.
  • Tu prioridad principal es salvar vidas. Si un accidente es inevitable, toma medidas prioritarias que garanticen tu seguridad.
  • Enciende tus intermitentes lo antes posible.
  • Asegúrate de tener siempre a la mano los números de emergencia y del seguro.

Recuperar el control del volante

  • Suelta el acelerador lentamente.
  • Gira el auto en la misma dirección a la que la parte posterior del auto se está derrapando.
  • Disminuye rápidamente la velocidad y usa el motor para reducirla.
  • Enciende las intermitentes lo antes posible hasta que hayas recuperado el control.
  • Utiliza el freno de mano si es necesario.

Los frenos no responden

  • Sostén el volante firmemente.
  • Si los frenos no responden antes de entrar a una curva, trata de controlar la dirección primero.
  • Luego trata de bajar la velocidad: realiza los cambios despacio para bajar la velocidad.
  • Usa el freno de mano o el freno de emergencia para detener el auto si la velocidad es inferior a 32 km/h.
  • Enciende las intermitentes si es necesario.
  • Usa las pendientes o colinas ascendentes para detener el auto.
  • Si tus frenos dejan de funcionar al subir una colina, baja la velocidad lentamente, luego usa el freno de mano o el freno de emergencia para estacionar el auto.
  • Utiliza las rampas de emergencia si están cerca de ti. Si no hay ninguna cerca, trata de estacionarte lejos del tráfico que circula a velocidad y asegúrate de prender tus intermitentes.

Cómo evitarlo:

  • Revisa los frenos antes de viajar.
  • Prueba tus frenos cuando bajes por una colina empinada o si has pasado por encharcamientos o calle inundadas.

Ponchadura de llantas

Nota sobre el video: El material es una grabación de un curso profesional con un conductor profesional y un equipo de prueba de explosión de llantas.

  • El sonido intenso te sorprenderá, pero trata de mantener la calma.
  • Mantén ambas manos en el volante y ajústalas con firmeza. Esto puede salvar tu vida en caso de una pérdida de presión rápida e imprevista.
  • No frenes de golpe, mantén el pie en el acelerador y acelera para mantener el impulso del vehículo.
  • Mantén la dirección del auto lo más recta posible.
  • Frena lentamente para mantener el control del vehículo y reducir la velocidad.
  • Detén el auto en un lugar seguro.

Artículos que debes llevar en tu auto

  • Medidor de aire para medir la presión de las llantas
  • Llanta de repuesto y gato
  • Aceite para el motor
  • Pinzas de arranque
  • Linterna
  • Señales luminosas para la carretera
  • Mantas y guantes
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Botellas de agua, bocadillos y alimentos No perecederos