Uso de Cookies en el sitio Michelin

Para una óptima navegación, la página web de MICHELIN utiliza cookies.  Para más información, por favor consulta nuestra Política de uso de cookies. Aceptar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido al registro de tu historial

Hemos guardado información importante de tus búsquedas anteriores para facilitarte las cosas.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimas llantas vistas

Últimos distribuidores vistos

Últimas búsquedas

 


 

Andrea Dovizioso obtiene la victoria para Ducati-Michelin® por 27 milésimas en el Gran Premio de Qatar.

 

El italiano Andrea Dovizioso y el español Marc Márquez han protagonizado un duelo espectacular para abrir boca en el Mundial de MotoGP 2018 con Michelin® que continua otro año más como la llanta oficial del campeonato en el Gran Premio de Qatar, con victoria para el de Ducati por 27 milésimas. La tercera posición ha sido para el italiano Valentino Rossi.

Un duelo entre españoles en Moto3 había abierto la boca de los aficionados, que en Moto2 habían vibrado con el mano a mano entre italianos antes del fin de fiesta de MotoGP, donde la confluencia de bellas artes invitaba a pensar en vivir una carrera inolvidable.

Desde la pole partía el francés Johann Zarco, que batió el registro de Qatar pero que no parecía tener ritmo de cara a carrera, donde todos señalaban a Andrea Dovizioso como gran favorito.

El propio Johann Zarco apuraba la primera frenada para mantenerse primero, con Marc Márquez y Dani Pedrosa batallando para hacerse con su llanta Michelin® y los italianos Danilo Petrucci y Valentino Rossi a su estela. La gran salida de ‘Il Dottore’ contrarrestaba con la de Andrea Dovizioso, que bajaba hasta la novena posición, y con la de Maverick Viñales, 15º.

Zarco no se dejaba intimidar por Márquez, mientras Rossi superaba a Petrucci y a Pedrosa para colocarse en tercera posición. Dovizioso también escalaba puestos y se ponía séptimo, antes de superar a Pedrosa para ponerse sexto tras Petrucci y Cal Crutchlow, que era quinto. El que apenas lograba remontar era Viñales, que rodaba 13º y veía cómo se le escapaban los de delante.

Rossi no se conformaba y le metía la moto a Márquez para ponerse a rueda de Zarco, que seguía encabezando un tren con hasta diez unidades en el que además de ellos tres viajaban los mencionados Petrucci, Crutchlow y Dovi, seguidos por un Álex Rins que había superado a Pedrosa, con Jack Miller y Andrea Iannone cerrando un grupo al que se intentaban unir Jorge Lorenzo y Franco Morbidelli.

Cuando pasaban por meta para las cinco últimas vueltas, Dovizioso aprovechaba el motor de su Ducati para superar a Zarco, y Márquez no se lo pensaba y seguía sus pasos, arriesgando muchísimo en la frenada, que lograba controlar in extremis por el exterior del francés, emparejándose con él y aprovechando que la siguiente curva era de izquierdas para consolidar la segunda posición.

Llegaba la última vuelta y lo hacía con el mano a mano servido entre Dovi y Márquez. El de Honda se pegaba al italiano y hacía toda la vuelta siendo la sombra de la Desmosedici. Estaba claro que lo iba a intentar y así lo hizo: apuró la frenada en la última curva y ganó el interior, forzando a Dovi a irse algo largo y perder tracción.

El italiano reaccionó de forma magistral. Esta vez el intentó de Márquez no era desesperado como los de Austria y Japón el año pasado. Era un intento medido e inteligente. Pero Andrea Dovizioso hizo exactamente lo que tenía que hacer y recuperó el interior para acelerar prácticamente a la vez y situarse ligeramente por delante para ganar por 27 milésimas a un Marc Márquez que no pudo hacer más.

Valentino Rossi salvaba los muebles de Yamaha y se metía en la tercera posición del cajón, seguido por Cal Crutchlow y Danilo Petrucci, que se defendía de un Maverick Viñales cuya remontada llegaba hasta la sexta posición, seguido por Dani Pedrosa y un Johann Zarco al que le sobraron unas cuantas vueltas, ya que acabó octavo tras liderar casi toda la carrera.