Uso de Cookies en el sitio Michelin

Para una óptima navegación, la página web de MICHELIN utiliza cookies.  Para más información, por favor consulta nuestra Política de uso de cookies. Aceptar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido al registro de tu historial

Hemos guardado información importante de tus búsquedas anteriores para facilitarte las cosas.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimas llantas vistas

Últimos distribuidores vistos

Últimas búsquedas

 


 

MotoGP y Michelin® no rodaron en Silverstone, al cancelar el evento por causas del clima.

 

Michelin® y todo el paddock de MotoGP, incluyendo Moto2 y Moto3, se vieron obligados a sentarse y ver caer fuertes lluvias sobre el circuito de Silverstone antes de que se tomara la decisión de cancelar todas las carreras.

 

Las sesiones de calentamiento de la mañana se llevaron a cabo como estaba previsto y se realizó un cambio en el cronograma para comenzar la carrera de MotoGP antes, ya que las previsiones meteorológicas habían pronosticado que una gran tormenta golpearía el área; alrededor del mediodía.

 

Desafortunadamente, la lluvia fuerte llegó justo cuando la parrilla de MotoGP se alineó para comenzar la carrera y como el agua estancada, se formó rápidamente, se consideró demasiado peligroso para comenzar la carrera.

 

A pesar de los controles periódicos por parte de los Oficiales de Pista, la Comisión de Seguridad, decidió cancelar todos los procedimientos debido a las condiciones de la pista.

 

Tras ello, los representantes de Dirección de Carrera dieron las explicaciones pertinentes. Mike Webb, en su posición de Director de Carrera, encabezó la rueda de prensa describiendo lo ocurrido durante el día: “Nos hemos visto obligados a cancelar el evento por condiciones de la pista. La primera razón es por la acumulación de agua. Este asfalto no drena y en algunos sitios no es seguro con tanta agua: hemos hecho todo lo posible para correr, pero la seguridad es nuestra prioridad. Hemos intentado comenzar la carrera esta mañana, pero las condiciones no eran seguras”.

 

También habló Franco Uncini, Oficial de seguridad de los Grandes Premios, para dar las explicaciones del asfalto. “Desde febrero, he venido aquí dos veces, una de ellas con Cal Crutchlow. Todo parecía bien, pero creo que desde mayo a ahora ha empeorado el asfalto. No lo comprobamos en mojado, es imposible. Para el año que viene, tienen que renovarlo. Van a abrir una investigación de seis semanas para ver por qué ha pasado esto: esperaremos para tomar las decisiones”.

 

Loris Capirossi, Representante de Dorna en la Dirección de Carrera, también quiso aclarar algunas cuestiones: “La pista no drenaba y todos los pilotos estaban de acuerdo. Tenemos experiencia aquí en mojado durante otros años y se han podido disputar las carreras. Esta temporada, con el nuevo asfalto, había mucha agua. La gente del circuito ha hecho un esfuerzo enorme este fin de semana, pero no hemos podido luchar contra la naturaleza”.

 

Piero Taramasso – Gerente de Motorsport Michelin® de dos ruedas: "Hoy ha sido muy decepcionante, pero al final la seguridad de todos los pilotos es lo importante. Las condiciones de la pista habían sido difíciles durante todo el fin de semana, pero nuestros neumáticos se habían adaptado muy bien a la pista con baches a pesar de que se había reparado este año y ayer con la superficie mojada. Las condiciones de hoy eran muy malas con mucha agua estancada, por lo que habría sido casi imposible de correr. Ahora nos dirigimos a Misano y con suerte tendremos un mejor clima allí”.

 

Esta es la primera vez en casi 40 años que un evento tiene que suspenderse en su totalidad. La última vez fue el Gran Premio de Austria de 1980, en aquella ocasión debido a la nieve que cayó sobre Salzburgring.

 

En 2007, en Indianápolis, la prueba de 250cc también fue suspendida por culpa de un temporal de viento y lluvia que azotó la ciudad norteamericana.

 

Michelin® llanta oficial de MotoGP; ahora se dirigirán a Misano; Italia para la próxima ronda del campeonato, el domingo 9 de septiembre con la esperanza de un mejor clima.