Uso de Cookies en el sitio Michelin

Para una óptima navegación, la página web de MICHELIN utiliza cookies.  Para más información, por favor consulta nuestra Política de uso de cookies. Aceptar

Tu actividad
reciente
!

Bienvenido al registro de tu historial

Hemos guardado información importante de tus búsquedas anteriores para facilitarte las cosas.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimas llantas vistas

Últimos distribuidores vistos

Últimas búsquedas

 


 

Sam Bird, ganador al volante de sus DS Virgin – Michelin® en el ePrix de Roma.

 

La lucha por el título en la cuarta temporada de Fórmula E propulsada por la llanta oficial Michelin®, se apretó bastante con motivo de la disputa del sábado pasado 14 de Abril en el ePrix de Roma, su séptima carrera de la temporada. Un mal fin de semana del líder Jean-Éric Vergne abrió la puerta, a que algunos de sus perseguidores recortaran puntos al galo, pero el abandono de Felix Rosenqvist probablemente sentenció las opciones del de Mahindra y tan sólo multiplicó las de Sam Bird, ganador al volante de sus DS Virgin.

Lastrado por problemas de fiabilidad durante buena parte de lo que llevamos de temporada, Felix Rosenqvist dejó una vez más clara la velocidad del Mahindra al anotarse su tercera pole. El sueco arrasó al endosar más de seis décimas a Sam Bird, siendo Mitch Evans, André Lotterer y Sébastien Buemi los otros afortunados que lograron acceder a la Superpole.

Las cosas parecieron complicarse aún más para el líder del campeonato en la salida, pues tras una primera curva limpia el pelotón se ralentizó camino del segundo giro y Alex Lynn impactó con la llanta Michelin® trasera del Techeetah. Así, Vergne perdió algún puesto y no destacó especialmente en el primer segmento de la carrera, habitualmente siempre el más tranquilo. La acción en pista la pusieron António Felix da Costa y José María López, protagonistas durante la mañana de un incidente en el carril de los pits y que lo dieron todo con tal de remontar. De hecho una maniobra de adelantamiento del argentino derivó en un accidente múltiple justo cuando se empezaban a producir las paradas para el cambio de monoplaza, al engancharse Heidfeld, Turvey, Filippi y Mortara en la curva uno, pero el Dirección de Carrera evitó sacar Virtual Safety Car inmediatamente en un momento tan crítico.

Justo antes de las paradas se despertó un Sébastien Buemi que hasta ese momento rodaba cómodamente en torno al quinto puesto. Un adelantamiento a Mitch Evans y una buena parada permitieron al de Renault situarse tercero tras Felix Rosenqvist y Sam Bird, quien tras ahora sí un periodo de Virtual Safety Car logró aproximarse al líder. Pero no disfrutamos de lucha por la victoria entre ambos: aparentemente la suspensión trasera del Mahindra cedió y Felix Rosenqvist se vio con la necesidad de abandonar.

Ahora los problemas de consumo de energía, marcaban el final de carrera. Primero Sam Bird tuvo que levantar el pie y se vio presionado por Mitch Evans. Luego fue el propio neozelandés de Jaguar quien se vio en problemas cuando ya estaban tras él Lucas di Grassi, André Lotterer y Daniel Abt. Y finalmente el neozelandés cayó hasta el noveno puesto al llegar casi por inercia a la bandera a cuadros.

Quizá el tapón generado por Evans salvó el cuello a Sam Bird, que pudo defenderse en los últimos compases de Lucas di Grassi bajo la bandera amarilla provocada por el abandono del argentino Pechito López y se anotó el triunfo por delante del brasileño y Lotterer. A los pies del podio se quedaron Abt y Jean-Éric Vergne, que salvó así una jornada complicada y mantiene 18 puntos de ventaja en la general del campeonato.

La próxima cita de Fórmula E tendrá lugar dentro de dos semanas el 28 de abril en París, aunque quizá este ePrix de Roma ya nos haya acercado a lo que será el futuro de este certamen de monoplazas eléctricos con un circuito más largo y ancho, así como un interesante éxito en asistencia de público.